SE CACAREA ACÁ
02 Sep 2007

Casa de Remolienda: el que mucho abarca, poco aprieta

casaremolienda

Póngale play y disfrute la lectura: El barco de mi vida de Casa de Remolienda.

Lunes, 21.30 horas, y la película estaba por comenzar: el preestreno de Casa de Remolienda. La noche era todo un evento: 3 salas del cine Hoyts de La Reina a reventar, actores, actrices, cámaras y micrófonos me hacían sentir en el medio de la farándula chilena. A pesar de eso, no vi a ninguna de las actrices de la película. Sólo supe que estaban, porque me contaron al día siguiente que todo había salido en televisión. Eso sí, Daniel Muñoz fue quien nos introdujo, quien nos dio la bienvenida. Así, rápidamente, a lo bueno.

El mismo actor entra en una sala, donde claramente hubo una fiesta. Toma un pandero y le saca música. Nunca había visto un solo de pandero y quedé totalmente alucinado. Así, una tremenda banda sonora interpretada por los mismos actores -muy teatral- acompaña las muchas historias que trata de contar la película.

A grandes rasgos, tres huasos huasos que bajan de la cordillera junto a su madre, llegan a la casa de su tía, doña Rebeca (personaje de Paulina García), donde trabajan cuatro niñas, de ésas que fuman y te tratan de tú. Una de ellas, La Ronca (personaje de Tamara Acosta) deja la casa por unos días, mientras las otras tres se quedan haciéndose las niñas de bien, porque doña Rebeca no quiere que su hermana se entere de que rige una chinagana. Así, un empleado municipal, un ingeniero, los cantantes, las putas, los huasos y las dos hermanas, se envuelven todos en muchas historias que no logra abarcar el guión.

La película trata de contar muchas historias, cosa que no logra hacerlo bien; sin embargo, provoca… la música, los paisajes del sur y todo lo que nos deja sin decir, incluyendo jugosas historias de años anteteriores y el futuro incierto de todos los personajes, me dejaron con una gran sensación de verla de nuevo, como queriendo que me vayan a contar lo que quedó pendiente.

Lea, también, la experiencia de Pamela López ante la misma experiencia.

Fotos: Casa de Remolienda.
Música: Casa de Remolienda.

EMPOLLA ESTE ARTÍCULO